Elbtunnel, un paso bajo el río Elba en Hamburgo

Aunque mucha gente lo desconoce, el Túnel del Elba es uno de los puntos históricos y turísticos más relevantes si se visita Hamburgo. Este túnel de una longitud de 430 metros, permite a los Hamburgueses cruzar el río Elba tanto a pie como en coche desde el año 1911. Esta obra maestra de la ingeniería forma parte de nuestra lista de 10 cosas que ver en Hamburgo, todos los motivos los encontráis en este artículo:

Historia del Antiguo Túnel del Elba

El túnel del Elba está situado en el puerto de Hamburgo, junto a la parada de metro de Landungsbrücken. Si no lo encontráis no dudéis en preguntar a un peatón por el «Elbtunnel», todo el mundo lo conoce.

La historia del Túnel del Elba se remonta a el año 1907 cuando comenzó su construcción a 25 metros bajo el río Elba, para conectar las dos orillas de la ciudad. Esta gran obra de la ingeniería moderna inaugurada en el año 1911y que aún hoy permanecen en activo, cuenta con 4 ascensores para vehículos a motor, lo que fue una gran novedad tecnológica en su tiempo y una muestra del gran potencial económico de Hamburgo a principios del siglo XX.

En la actualidad, como es natural, existen alternativas mucho más prácticas para cruzar el Elba en coche pero el Elbtunnel se conserva como punto de interés turístico y cultural. Sin duda una atracción que nadie debería perderse en un viaje a Hamburgo.

elbtunnel-hamburgo

Mejor bajar por las escaleras 😉 | Foto: Mireia Ávila

tunel-elba-hamburgo

Foto: Mireia Ávila

Las vistas de Hamburgo desde el otro lado del río Elba

Aunque una vez en la parte opuesta del Elba, Hamburgo tiene poco que ofrecer (es una zona industrial sin interés turístico), las vistas sin duda merecen la pena. Durante los días de sol es posible ver aquí grupos de jóvenes que vienen a sentarse a tomar unas cervezas a orillas del río con una de las mejores vistas de la ciudad.

skyline-hamburg-rio-elba

Foto: Mireia Ávila

vistas-hamburgo

Foto: Mireia Ávila

Visitar el Elbtunnel

En total un paseo de ida y vuelta por el túnel tiene una longitud de un kilómetro. Si la forma física os lo permite, os recomiendo que bajéis por las escaleras para admirar la arquitectura del túnel y subáis en ascensor. Fijaos en que los fines de semana, cuando el tráfico de vehículos no está permitido, los peatones pueden utilizar los antiguos ascensores para coches del túnel.

La entrada al túnel es gratuita tanto para paseantes como para ciclistas y esta SIEMPRE abierto. Para vehículos a motor este paso cuesta 2€.

Cómo llegar al Elbtunnel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *